Introducción TFG: ¿Cómo se hace?

El Trabajo Final de Grado es el dolor de cabeza de todo estudiante universitario que se encuentra en la recta final de su carrera. Pese a que los tutores se encargan de dar mucha información sobre él, es posible seguir confundido sobre cómo empezarlo o cómo hacer una mejor introducción. Es por esta razón que en esta oportunidad se podrán conocer todos los detalles y algunos consejos sobre cómo hacerlo. ¡Conoce esta papelería y ahorra mucho en materiales de estudio!

La redacción del TFG

Esta es una fase del estudio de toda persona universitaria que se vuelve un poco compleja, especialmente porque el TFG amerita de cierta perfección y profesionalismo. Es normal sentirse inseguro cuando es el momento de comenzar a redactar este trabajo. Precisamente por ello hay que estar muy atento a cada uno de los roles que cumple cada apartado o capítulo, pues de ello depende tener un excelente resultado.

La construcción de este trabajo será diferente para cada individuo, pero siempre cumplirá con el mismo parámetro. Conocer el diseño y el tipo de investigación es indispensable para poder cumplir con todas las reglas establecidas de dicho trabajo.

La importancia de la introducción

Todo trabajo, artículo científico, Trabajo de Fin de Grado (TFG), informe de investigación, Trabajo Final Master (TFM) o Tesis Doctoral (TD), amerita de una introducción. Esto se debe a que es indispensable que el lector tenga una idea general de lo que se ha investigado y de la problemática que se planteará en el trabajo.

Por supuesto, no debe ser confundido por un resumen, sino una pequeña explicación del texto en general para poner al lector en contexto. Una introducción debe incluir un discurso directo y limpio, además de englobar lo investigado de la mejor forma para que el lector pueda entender a lo que se va a enfrentar.

Elementos importantes al escribir la introducción del TFG

La introducción debe plantear y responder preguntas que sean de utilidad para la comprensión de todo el trabajo. Por ejemplo, “¿qué fue lo que se investigó?”, “¿cómo fue definido en la investigación?”, “¿por qué se investigó ese tema?”. Gracias a esto el lector podrá comprender un poco más el punto de vista del investigador y la razón de ser de dicho trabajo.

Por supuesto, para poder hacer una buena introducción hay que investigar y fundamentar todo en el conocimiento. La revisión bibliográfica y la perspectiva es esencial. Por supuesto, es recomendable hacer la introducción cuando se finalice el trabajo, no antes. Esto es debido a que, en este punto, se tendrá un mejor manejo de la información para poder plantearla en la introducción.

Detalles que no se deben omitir en una introducción

Es importante añadir descripciones y características sin emplear el recurso de la cita, solo se debe destacar el método que se empleó y la estructura de dicho trabajo. Además, hay que describir los intereses para ti, que eres el principal investigador. Hay que presentar la justificación de por qué se hizo el trabajo, los antecedentes, los elementos que se usaron para investigarlo y los objetivos de investigación.

En definitiva, una introducción es una parte elemental de un TFG o cualquier trabajo. En ella se podrá saber un poco acerca de lo que se verá a continuación y estar en contexto de la situación.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *